FIESTA DE LA VIDA CONSAGRADA 2018

La vida consagrada en nuestra diócesis
12 febrero, 2018
EN LA SANTA MISA DEL MONASTERIO DE LAS HUELGAS
18 marzo, 2018
Show all

FIESTA DE LA VIDA CONSAGRADA 2018

  1. FIESTA DE LA VIDA CONSAGRADA 2018

Con motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, cuyo lema en este año 2018 fue: “La Vida Consagrada, encuentro con el Amor de Dios”, a iniciativa del párroco, D. Carlos Izquierdo, celebramos una Eucaristía dominical en el Monasterio de Las Huelgas (Burgos), a la que asistieron numerosos feligreses, así como miembros de las diferentes comunidades religiosas pertenecientes a la parroquia San Antonio Abad: Familia Salesiana de San Juan Bosco, Misioneras hijas del Calvario, Terciarios capuchinos (Amigonianos), los seminaristas del Redemptoris Mater y la comunidad cisterciense de Huelgas.

En este año tuvimos el gozo de contar con la asistencia del grupo de confirmación, jóvenes que han realizado diferentes momentos de encuentro con la comunidad de Las Huelgas, y a los que conocemos un poco más por los diálogos e intercambios tenidos en el locutorio con las monjas.

Fue un momento oportuno de seguir cultivando los lazos de fraternidad con toda la parroquia de San Antonio Abad (Burgos) a la que pertenecemos, y con todas las familias religiosas que embellecen la vida de nuestra comunidad parroquial.

Con el canto de entrada y la procesión inicial un miembro de cada familia religiosa llevó el icono de su logos y lo depositó en un lateral sobre un atril para que todos viéramos el don inmenso de Dios con la Vida Consagrada tan diversa.

Fue una celebración gozosa en la que todos participamos activamente con cantos, lecturas, preces y un agradecimiento final de la M. Priora, M. Mercedes Lorenzo, en ausencia de la Madre Abadesa.

                                                  

A continuación M. Mercedes invitó a un pequeño ágape fraterno en donde pudimos compartir unas pastas y de nuevo comprobar la verdad del salmo: “Ved qué dulzura qué delicia convivir los hermanos unidos”.

                                                                                            M. Pilar Avellaneda

¡GRACIAS SEAN DADAS A DIOS!